Iglesias y Pazos

Capilla de Santa Filomena

Se trata de una de las capillas más antiguas de la comarca (s.XI), muestra de las primeras etapas del románico rural gallego y está situada en la parroquia de O Cadramón. Se construye gracias a una donación en el s.X del rey Ordoño II al obispado de Britonia. De la edificación primitiva se conserva el presbiterio y los siete canecillos esculpidos bajo la cornisa exterior, así como pinturas góticas del siglo XVI en uno de sus muros interiores.

Iglesia parroquial de San Xurxo do Cadramón

Construida en el año 1860, consta de nave rectangular con presbiterio cuadrado, al que se adosa en la pared posterior la sacristía. Tiene un pórtico lateral que se sostiene sobre cinco pilastras. En la fachada principal hay una espadaña de dos vanos, además de una portada adintelada, a diferencia de la espadaña de un solo vano presente en el muro derecho de la sacristía. Se conserva el retablo de estilo neoclásico de la capilla mayor.

Iglesia de Santa Cruz

Es conocida como Catedral del Valadouro y data del año 1667. Se asienta sobre los restos de un antiguo templo visigótico, que a su vez, fue levantado sobre un antiguo asentamiento castreño. Su dintel de talla barroca policromada representa a Adán y Eva flanqueando al demonio, haciendo alusión al pecado original. Destaca su torre campanario y un reloj sobre la parte superior. En su interior destacan los retablos de estilo neoclásico y su retablo mayor de estilo barroco.

Capilla da Casela

Fue construida a principios del siglo XVIII según la inscripción en el interior de la misma. Está situada en la parroquia de Santa Cruz. Consta de una espadaña de un solo vano y una pequeña cruz sobre la misma. La portada consta de un frontón triangular partido y un escudo de armas. A cada lado de la puerta, dos óculos. Dentro se encuentra la imagen de la Virgen del Carmen y a ambos lados, San Andrés y San José.

Iglesia parroquial de San Xoán de Alaxe

Construida en el siglo XVIII. Consta de tres naves, cruceiro, capilla mayor y dos sacristías. Las naves van separadas por dos arcos de medio punto a cada lado y la cubierta del templo es de madera. Destaca su torre barroca, de dos cuerpos con balaustrada de piedra y coronada por una cúpula semiesférica. A dicha torre se asciende por una escalera de caracol.

Iglesia parroquial de Santa María de Ferreira

Data de los años 20 del siglo pasado y en ella se venera a Santa María. Su construcción fue promovida gracias a las donaciones de emigrantes en la Habana, quienes remitieron los fondos necesarios para la finalización del templo a lo largo de los 50 años que duró su construcción. El templo es de estilo neogótico y cuenta con una imagen en piedra de la Maternidad. Esta imagen apareció enterrada en el año 1995 en la zona de paso a la sacristía de la iglesia tras realizar unas reformas. La construcción del templo fue iniciada en 1908 y finaliza en 1962.

Iglesia parroquial de Santo Tomé de Recaré

Iglesia del siglo XIX edificada sobre un antiguo templo del siglo XII, que previamente ocupó el lugar de un asentamiento castreño. El templo actual de granito (1852) es de estilo neoclásico. En su muro exterior derecho puede leerse sobre el dintel de su segunda puerta lateral “Una de dos o no entrar aquí o alabar a Dios”. En el interior se aprecian tres retablos, aunque destaca el retablo de estilo neoclásico presente en el altar mayor.

Iglesia parroquial de San Xiao de Recaré

Construida en el año 1700, tal y como refleja el muro exterior derecho de la nave, aunque existe una lápida sobre su fundación que data del año 1611. En la puerta principal puede leerse: Iglesia de Refugio. Consta de una nave, arco triunfal, capilla mayor y sacristía situada al lado izquierdo de ésta. Su retablo es de estilo barroco.

Iglesia de Santa Eulalia de Frexulfe

Fue edificada sobre los restos de una iglesia anterior, la cual ocuparía lo que hoy corresponde al presbiterio. Según figura en la inscripción localizada sobre la puerta de la fachada principal, su construcción data del año 1779. Esta iglesia es un ejemplo de transformación barroca de las antiguas ermitas, que fueron ampliadas durante el auge económico del siglo XVIII.

Iglesia parroquial de Santa María de Vilacampa

Data del siglo XVII, aunque ha sido reformada en varias ocasiones. Este templo, al igual que la Iglesia de Santa María de Ferreira, se ha visto beneficiado por las donaciones de emigrantes como Joaquín Díaz Villar. Su retablo mayor es de estilo popular jaspeado con imágenes de la Virgen con el Niño, al igual que el retablo derecho con imágenes de la Dolorosa. En 1956, por orden del obispo de Mondoñedo, se colocó un busto de mármol de Joaquín Díaz Villar en el atrio de la iglesia parroquial como agradecimiento por su donación.

Iglesia parroquial de Santa Eulalia de Budián

Fue construida en el siglo XVII, aunque ha sido reformada recientemente. Cuenta con una planta de cruz latina y está dividida en tres naves separadas por tres arcos de medio punto. Cuenta con una sacristía adosada al lado derecho del presbiterio, aunque también se proyectó una segunda en el lado izquierdo que terminó convirtiéndose en un arco cegado. La capilla mayor tiene un retablo de estilo neorrománico, el derecho es de estilo renacentista y el izquierdo de estilo neoclásico.

Iglesia parroquial de Santo Estevo de Moucide

Es representativa de todo el valle por su carácter rural y estilo popular, ya que conserva íntegramente su estructura original. Consta de una sola nave rectangular con la capilla mayor cuadrada y una sacristía. Para acceder a la espadaña se debe subir por una escalera exterior. Cuenta con cuatro retablos, tres de ellos de estilo barroco y uno de estilo popular.

Pazo de Gradaílle

Es del siglo XVI y constituye el único pazo que se conserva en O Valadouro. Tiene una capilla y establo. En su fachada principal se puede distinguir el escudo de armas de doble blasón de las familias Bolaño y Saavedra, quienes fueron propietarios del pazo en el pasado. Se ubica en el antiguo Camino Real que conduce a Viveiro. Actualmente es de propiedad privada.

Casa Torre de Parga

En el núcleo de A Torre se levanta una de las famosas Casa Torre de Recaré, vestigio de las Revueltas Irmandiñas del siglo XV. Fue propiedad del Mariscal Pardo de Cela. La construcción ha sufrido a lo largo de los años evidentes transformaciones alterando su estado original. Cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1994. Actualmente es de propiedad privada.